Demanda

La importancia estratégica de la cuenca del Pacífico en la economía mundial vuelve urgente en América del Sur la necesidad de contar con una salida segura y confiable hacia ese océano. Hoy no hay una conexión física eficiente. La Cordillera de los Andes, con sus 7200 kilómetros de longitud y 4400 metros de altura promedio, actúa como barrera. El 83% de la carga que circula entre ambas bandas del Cono Sur viaja por mar, utilizando rutas más largas y costosas.

Hoy la capacidad de transporte del Paso Cristo Redentor se estima en 5 millones de toneladas anuales, cantidad ya superada por el tráfico actual. En el gráfico debajo podemos visualizar en color rojo qué pasará en el Paso Cristo Redentor a futuro. Según nuestros estudios, aumentará significativamente la demanda insatisfecha (color azul).

Un cruce ferroviario con un túnel de baja altura, además, tiene un efecto potenciador: la demanda se incrementaría con tráfico que hoy, por distintos motivos, elige otras conexiones. Con un proyecto ferroviario como el propuesto, nuevos actores comerciales utilizarían el esquema, por el mejor tiempo de cruce, la confiabilidad, la seguridad, entre otras ventajas.

Tráficos Potenaciales

Para estimar la nueva demanda se estudiaron los tráficos potenciales que atraería el nuevo paso internacional. Este proyecto contempla el crecimiento de la demanda y la posibilidad de generar nuevos tráficos. Según nuestros estudios, para 2020 la demanda se incrementaría a 25 millones de toneladas, y para 2040, a más de 70 millones de toneladas, teniendo en cuenta que ante mayor infraestructura logística que optimice el transporte, mayor es el incremento de la demanda.

Los tráficos potenciales de la Argentina serían Chile, Perú, Ecuador, Estados Unidos, México, Centroamérica, Oceanía y Lejano Oriente. Por otro lado, los tráficos potenciales para Chile los constituirían la Argentina, Brasil, Norte de Europa, el Mediterráneo, África Central y países del Océano Índico. También incluimos en el análisis tráficos posibles entre Brasil y el Lejano Oriente, por su gran volumen.

Los destinos mencionados anteriormente se acceden más económicamente desde un puerto argentino que desde uno chileno. Por lo tanto, cualquier tráfico con origen en Chile y cuyo destino sea, por ejemplo, Brasil o Europa, es un potencial tráfico para el CBA. Cualquier tráfico originado en la Argentina y destinado al Pacífico, como por ejemplo, los Estados Unidos o mercados del Lejano Oriente, es potencial interesado en utilizar el Corredor Bioceánico Aconcagua.

Una situación para destacar es el tráfico entre la Argentina y el Golfo de México y la costa este de los Estados Unidos. Podría creerse que la ruta marítima más corta es por el Atlántico; sin embargo, si la ruta se efectúa desde un puerto chileno hasta el Canal de Panamá, se acortan las distancias, con los consecuentes beneficios (como menor tiempo de viaje, mayor rapidez de entrega).